MUSEO DEL LOUVRE: Alegoría del tiempo y la sensibilidad

El Louvre alberga varias de las obras maestras del arte universal con categoría de icono y que son reconocidas instantáneamente en cualquier lugar del planeta, reclamo para mentes inquietas que necesitan beber sapiencia de grandes maestros…
Recorrer sus interminables pasillos en los que se exponen colecciones con más de 7000 años de antigüedad es aprender a no aceptar cánones de belleza impuestos. El tiempo allí no existe, el Pasado se convierte en un aquí y ahora …
“contémplame, huéleme, descúbreme…,soy trozo de alma de pintor, de escultor, soy obra dicen que inerte, pero si me observas soy algo más, con mi inmortalidad me convierto en testigo insobornable de la historia, y es que soy testigo de ti, de tu capacidad; si algo hace divino y poderoso al ser humano es su sensibilidad”.
Óleos, esculturas, muebles…,vida, intimidad, emoción, arte que abruma con su inmensidad, vértigo contenido de siglos que claman desconocidos y con tantísimo que enseñar…No hace falta ser erudito para sentir todo lo que quiere el artista mostrar; melancolía, angustia, tristeza, tempestad, tormenta que con algunas tonalidades se convierte en paz, en calma…Serenidad encontrada en esos momentos de soledad que solo el genio es capaz de transformar en arte, pues no tiene otro nombre, no existe sinónimo para esa necesidad tan básica inherente al ser humano: crear.

Promocionar publicación
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s