El arte que interpreta al arte. Películas biográficas de artistas

Celia Soriano Gomis

Por su singular personalidad y sus extravagancias, por la admiración que provocan y sus, a menudo, desordenadas vidas, los grandes artistas son los candidatos ideales para realizar películas biográficas. Son muchas y muy variadas. Se han hecho biopics sobre pintores, cineastas, músicos… desde el Medievo hasta contemporáneos. Las hay sórdidas o familiares, duras o entrañables, pero siempre son una interesante muestra de nuestra cultura y los que la crean y protagonizan: los artistas.

Músicos

Es imposible hablar de filmes biográficos de músicos sin mencionar Amadeus (1984), posiblemente el más famoso y galardonado (8 Oscars muy merecidos). Una obra cinematográfica tan prestigiosa como el personaje del que trata, Wolfgang Amadeus Mozart. Esta película supo aprovechar muy bien la extravagante figura del genio de la música, el ambiente de la época, y los líos de la corte. Otro de sus puntos fuertes es la presentación de un antagonista, Salieri, que trata de hundir la carrera del protagonista a lo largo del filme.

Y si de grandes de la música estamos hablando, tampoco podía faltar Beethoven (Copying Beethoven, 2006). No obstante, esta obra no se centra en ser una biografía completa del compositor, sino que más bien refleja trazos de los últimos años de su vida desde los ojos de su ayudante. Está considerada como una película familiar en la que se refleja, de pasada, algo del genio de la música.

De entre los músicos contemporáneos, tal vez el biopic más destacable sea Ray (2004). La película que trata la vida de Ray Charles se llevó dos Oscars (entre ellos, al de mejor actor por la interpretación de Jamie Foxx) entre otros muchos premios, además de conseguir encandilar a crítica y público. La vida en rosa (2007), película biográfica de Edith Piaf, también se llevó dos Oscars (Marion Cotillard a actriz protagonista) y se hizo con una merecida fama. Personalmente, subrayaría la representación de la vida de Johnny Cash en La cuerda floja (2005). Una historia preciosa con un ritmo narrativo absorbente. Hay muchos más músicos y cantantes sobre los que se han hecho películas biográficas, como Bob Dylan en I’m not there (2007), el saxofonista Charlie Bird Parker (Bird, 1988) dirigida por Clint Eastwood, el grupo The Doors (1991), o Sid Vicious (Sid y Nancy, 1986), en un drama romántico sórdido y de estética ochentera.

Joaquin Phoenix en la película En la cuerda floja
Joaquin Phoenix en la película En la cuerda floja

Artistas plásticos

Y si en los biopics de músicos el punto fuerte es, precisamente, la banda sonora, en los de pintores las imágenes son el detalle a tener en cuenta. Así, Frida (2002) es una obra llena de color y sentimiento, en el que se refleja constantemente la pasión y desengaños que poblaron la vida de Frida Kahlo en su tormentosa unión con Diego Rivera. El papel de luchadora que realiza Salma Hayek, tanto en la vida pasional de Frida como en la batalla que tuvo que librar de por vida contra las secuelas de un accidente de autobús, hacen de esta historia una conmovedora pieza que explica la pasión por el arte como vía de escape de la pintora. Ha sido una película criticada y reconocida al mismo tiempo (dos Oscars y un Globo de Oro). Ante todo, muestra una historia realmente emocionante.

Así lo es también la biografía del famoso expresionista Jackson Pollock (Pollock, la vida de un creador, 2000), donde se muestra al hombre atormentado y autodestructivo, a pesar de su éxito. Se trata de una gran muestra del trabajo y una parte de la vida de Pollock, en la que el alcohol, la pintura, y la aparición de una mujer como si de un ángel salvador se tratara, no consiguen, finalmente, ahuyentar a los demonios del pintor.

Ed Harris en Pollock, la vida de un creador
Ed Harris en Pollock, la vida de un creador

En cuanto a artistas plásticos, hay filmes de muchos estilos. Por un lado, está la delicada y costumbrista La joven de la perla (2003), que habla del pintor holandés Johannes Vermeer (Colin Firth) de forma tangencial, desde el punto de vista de su joven criada interpretada por Scarlett Johansson (un tratamiento parecido al de Copying Beethoven). Aunque no sea una biografía, es una bonita historia con una fotografía cuidada al detalle.

Por otro lado, también hay películas altamente reflexivas, como Andrei Rublev (1966), una obra muy recomendada que trata en episodios la vida del homónimo pintor ruso, mostrando al mismo tiempo la dureza de la vida del siglo XVI en el país. Su punto fuerte son sus largas y trascendentales conversaciones; aunque, con sus más de tres horas de duración a un ritmo más bien lento, conviene estar mentalizado antes de comenzar a verla.

Otros pintores que tienen su propia película son el impresionista francés Renoir (Renoir, 2012), el postimpresionista Tolouse-Lautrec (Lautrec, 1998), el pintor y escritor irlandés Christy Brown en una historia de superación personal que se llevó dos Oscars (Mi pie izquierdo, 1989) o Vincent Van Gogh (en la destacable El loco del pelo rojo de 1956, que narra los descensos de este pintor a la locura). Algunos incluso tienen dos, como en el caso de El Greco, de quien se han hecho dos biopics: una producción griega del 2007 que se llevó malas críticas, y otra italiana de 1966. Esta última cuenta con la música de Ennio Morricone, lo cual ya es un punto a su favor.

Escritores

La interpretación del fallecido Philip Seymour Hoffman se llevó un muy merecido Oscar por su papel del excéntrico Truman Capote (Capote, 2005). Es otra de esas películas que muestran el trabajo del creador en el momento decisivo de su carrera: el estudio que realizó el escritor para hacer la que sería su obra más conocida, A sangre fría, y que inspiraría las bases del Nuevo Periodismo.

Philip Seymour Hoffman como Truman Capote
Philip Seymour Hoffman como Truman Capote

Otra de las biografías que destacan es la de Virginia Woolf en Las horas (2002). Esta preciosa e intimista película presenta la historia cruzada de tres mujeres de diferentes épocas unidas por la novela de Virginia Woolf, Mrs. Dalloway. Nicole Kidman interpreta a la escritora en la década de 1920, que trata de escribir mientras lucha contra sus tendencias depresivas. Por otro lado, este libro hace que una ama de casa de la década de 1950 se plantee un profundo cambio en su vida. Y, en la actualidad, una mujer vive su propia versión de la novela.

Asimismo, se han llevado tantas películas de Jane Austen al cine, que no podía faltas su propia biografía. En La joven Jane Austen (2007) se realizó un retrato de su juventud y el romance que la inspiró en su futura vida literaria. Y de una autora inglesa que tuvo que luchar contra los convencionalismos de su época a otra: Beatrix Potter, escritora de cuentos infantiles. Miss Potter (2006), no obstante, tuvo malas críticas, siendo descrita como «almibarada» e «inocua», pero también «dulce y agradable», eso sí.

The invisible woman (2013), dirigida y protagonizada por Ralph Fiennes (interpretando a Charles Dickens), que realiza un gran papel en ambos roles. La conmovedora historia de los últimos años del afamado escritor y su romance con una joven, basada en la novela de Claire Tomalin, se ha llevado a la gran pantalla con muy buenas críticas. Otras películas de famosos escritores son, por ejemplo, Remando al viento (1988), que trata la relación entre Mary Shelley (escritora de Frankenstein) y Lord Byron mezclando ambientes reales con surrealismo; Descubriendo nunca jamás (2004), sobre el proceso que llevó a James Barrie a la creación del personaje de Peter Pan; o Shakespeare in love (1998), ganadora de 7 Oscars, ambientada en Londres en el reinado de Isabel I.

Shakespeare in love
Shakespeare in love

Y un poco de todo

Y en cuanto a la industria audiovisual, se pueden encontrar biografías de directores de cine, como Chaplin (1992), con Robert Downey Jr. al frente; Ed Wood (1994), dirigida por Tim Burton; y Hitchcock (2012), un biopic en el que lo más destacable era la presencia de Anthony Hopkins.

Por último, se podría añadir Midnight in Paris (2011). No es una biografía, pero esta película de Woody Allen que guarda una agradable sorpresa es muy recomendable para los amantes del arte y de París.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s